Amnistía Internacional lanzó en Chile el informe 2010 sobre el estado de los Derechos Humanos en el Mundo, en una ceremonia realizada en Museo de la Memoria este jueves 27 de mayo. El capítulo chileno de la publicación abarcó tres temas: impunidad a las violaciones de DDHH del pasado, pueblos indígenas, y derechos sexuales y reproductivos.

El presidente de la organización, Hernán Vergara, señaló que «un elemento esencial que se requiere para la construcción de una cultura de los Derechos Humanos en el país, es la eliminación de situaciones de discriminación de que son objeto alguna personas en razón de su origen étnico, nacionalidad, identidad sexual, condición migratoria o creencias religiosas», y agregó que «toda persona debe ser capaz de ejercer sus derechos sexuales y reproductivos sin coacción, discriminación ni violencia».

MUMS asistió a la ceremonia, en la que se relevó la importancia del activismo en favor de la defensa de los derechos fundamentales. Junto con Amnistía, el movimiento LGTBI chileno ha buscado infructuosamente en los últimos seis años que el Congreso apruebe la Ley contra la discriminación, y que el texto legal incluya en su redacción las categorías «orientación sexual» e «identidad de género».