Columna de opinión por Angélica Martínez Gavilán*

El día 9 de marzo, en el marco de la conmemoración del día internacional de la mujer, se realizó en MUMS la intervención artística “QUE CHORO” la cual consistió en construir muchas vaginas de 30 por 30 cm,esta tarea fue realizada por personas de la comunidad que quisieron participar.

Como parte de este mismo proceso, días antes se realizó la construcción de una vagina gigante, la cual quedó montada en pleno pasillo de acceso a MUMS.

El objetivo por el cual se realizo esta actividad fue validar el placer en la sexualidad, ya que la prohibición del placer junto a la exigencia de la reproducción, es una de las principales razones por la cual se discrimina a mujeres y a homosexuales.

A los homosexuales (gays y lesbianas) se les ha discriminado aludiendo a que sus prácticas sexuales son antinaturales pues no conllevan  la reproducción, es decir que no pueden tener hijos entre ellos, por lo tanto sus relaciones sexuales solo generan placer.De esto se desprende que el rechazo hacia la homosexualidad sea una manifestación de una sociedad que prohíbe el placer.

Así mismo a las mujeres se les ha enseñado que su útero y sus ovarios son sus órganos sexuales, dejando de lado y censurando  a la vagina y al clítoris, órganos que producen placer en la relación sexual, principalmente el clítoris, del cual una parte de la sociedad ni siquiera sabe  de su existencia y que solo sirve para tener placer y no cumple un papel en la reproducción.

La lucha por la legitimidad del placer es una lucha que todos debemos dar, mujeres, hombres, homosexuales, bisexuales, heterosexuales, trans (LGTBXZ). Y hemos partido por la vagina, reivindicando nuestros cuerpos y nuestro placer, propiciando el conocimiento de los órganos que nos lo producen.

¡Tener placer! es la consigna de esta intervención, la cual se exhibirá a todo público hasta el 9 de abril. 


______________________________
Las columnas de opinión no necesariamente reflejan el pensamiento de MUMS.