Este domingo 24 de octubre, en la sede del Movimiento por la Diversidad Sexual, MUMS, organizaciones trans (transexuales, transgénero, tavestis) dieron inicio a la campña para logar una normativa legal que permita el reconocimiento legal de su Identidad de género. Esta inicativa consiste en la presentación de una propuesta legal en el parlamento que permita asumir el nombre legal y la identidad de género que la persona siente como propia.

En la actualidad, las personas trans deben pasar por múltiples pruebas médicas y psicológicas, muchas veces vejatorias, para realizar estos cambios, quedando el fallo sujeto al criterio personal de cada juez. Los antecedentes recopilados indican que esto sólo se logra en algunos casos.

Esta proyecto de reconocimiento de la Identidad de Género cuenta con un apoyo transversal de las distintas bancadas parlamentarias, según indican sus promotores, tras sostener reuniones con parlamentarios de la DC, PS, PPD, PC y RN, que han manifestado su apoyo a la idea de legislar en este sentido, apuntando a que la dignidad de las personas trans es algo importante para generar un país inclusivo.

Este anuncio forma parte de las múltiples acciones realizadas de manera simultánea en diversas ciudades en el mundo por la campaña internacional Stop Trans Pathologization 2012 por la despatologización de las identidades trans, llevadas a cabo en Santiago de Chile por el Grupo de Apoyo a Hombres Trans (GAHT), el Movimiento por la Diversidad Sexual (MUMS), el Movimiento Trans, y NODO Derecho Universidad de Chile, con el apoyo de la Federación de Estudiantes de Chile y la Organización Chilena de Estudiantes de Psicología.

Los objetivos principales de la campaña son la retirada del «trastorno de identidad sexual» de los catálogos de enfermedades (DSM y CIE), en los cuales actualmente se encuentra, y la lucha por los derechos de salud de las personas trans. Si bien existen personas que requieren pasar por un proceso de modificación corporal, eso no significa que la transexualidad sea un trastorno per se. Patológica es la transfobía y la violencia social que se ejerce sobre las personas que no se encuadran en los patrones de género impuestos por el sistema heternormativo.

El hecho de considerar la transexualidad como una enfermedad es una discriminación muy grave que no se puede justificar de ningún modo, y asume que dichas personas no son capaces de tomar decisiones por su cuenta y que, por ende, el Estado debería hacerse cargo de sus vidas. Eso no es así. Somos seres activos y con capacidad de decisión sobre nuestra propia identidad.