MUMS condena el asesinato de Daniel Zamudio por parte de un grupo Neonazi en Santiago de Chile. El brutal asesinato forma parte de una seguidilla de violencia de diferentes grados hacia la diversidad sexual durante los últimos años en nuestro país.

El crimen de odio por parte de grupos neonazis es el resultado de una sociedad que omite en su discurso y practica el respeto y la legitimización de la diferencia. Los cuatros criminales no son los únicos culpables, sino también el Estado de Chile que ha sido incapaz de pronunciarse ante políticas publicas que difunda el respeto y la no discriminación, crear una institucionalidad que se encargue exclusivamente a prevenir y garantizar la no discriminación; como en otros países y establecer por ley un castigo mayor ante crímenes de odio hacia la diferencia. Es decir una ley antidiscriminación verdadera y no como el paupérrimo proyecto de ley aprobado en el Senado, que solo es un recursos de protección ampliado.

Es fundamental, garantizar, proteger y desarrollar la diversidad en nuestra sociedad como elementos indispensables para nuestro régimen democrático y la protección a los derechos esenciales para la dignidad humana, repudiando la violencia en todos sus grados. La diversidad es el respeto a la diferencia, siendo la fortaleza de la sociedad democrática chilena y no su debilidad.

Por una ley antidiscriminación de verdad, para que casos como de Daniel Zamudios  NO se multipliquen!