El Movimiento por la Diversidad Sexual remonta sus inicios con la fundación del Movimiento de Liberación Homosexual, MOVILH histórico, en junio de 1991.

MUMS se funda el año 1998, tras la unificación entre el Movimiento de Liberación Homosexual, MOVILH, y el Centro Lambda Chile, organización que había surgido de la escisión del MOVILH histórico. Este proceso, llamado de “reunificación”, implicó superar las dificultades históricas del movimiento homosexual en el ámbito del trabajo en VIH y en Derechos Humanos y ciudadanía, el cual había implicado diversos cismas de la organización matriz.

La experiencia de activistas como Luis Gauthier, Carlos Sánchez, Víctor Parra, Marcos Ruiz, Fernando Muñoz, Claudia Rodríguez, Héctor Núñez, Juan Pablo Sutherland, entre otrxs, potenció el nuevo Movimiento, pleno de continuidades y cambios. Estabilidad económica, fuertes lazos con aliados sociales y políticos, e infraestructura, fueron generando un marco apropiado a las nuevas y viejas iniciativas.

Con el milenio, comienzan a desarrollarse las marchas por la Alameda que, en un comienzo, fue la vuelta de los paraguas en el mes de junio, con muy pocas personas en la calle. Con el traslado de la fecha al mes de septiembre, la Marchapor la Diversidad Sexual, antes conocida como Marcha del Orgullo, fue adquiriendo cada vez más fuerza y participación, llegando a 25.000 personas aproximadamente en 2010.[1]

Es desde allí que en junio de cada año se celebra el aniversario del Movimiento por la Diversidad Sexual chilena, dejando la Marcha por la Diversidad Sexual para septiembre, con el objetivo de visibilizar las demandas que nuestra comunidad tiene presentes como exigencias hacia el ejecutivo y legislativo de nuestro país, además de criollizar y acercar más este evento a la realidad de nuestro país, ya que el 28 de junio, día del orgullo LGBTQI, el clima muchas veces no es favorable para realizar un acto masivo al aire libre.

Es así como esta, la Marcha por la Diversidad Sexual, corona un mes lleno de actividades como el homenaje de cada año a nuestrxs compañerxs fallecidxs en la discotheque Divine el 4 septiembre, los ciclos de cine LGBTQI, la Fonda Gay y los talleres y seminarios que se realizan cerca de esta fecha.

Este año no será distinto. El 29 de septiembre se nos abrirá la Alameda para salir a la calle a mostrar nuestro descontento con el Estado y su poco compromiso con la diversidad sexual.

[1] Leonardo Fernández