El pasado 22 de Noviembre se conmemoró el día de la no violencia contra las mujeres, recordando la muerte de las tres hermanas Mirabal un 25 de noviembre bajo la dictadura Dominicana.

En nuestro país, como cada año, la marcha fue organizada por la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, las que agrupa de distintas organizaciones de la sociedad civil.

La marcha se inició en Plaza Italia, y llegó a la Plaza de la Ciudadanía, con un llamado a la sociedad a terminar con la violencia contra las mujeres.

Como los años anteriores, el Movimiento por la Diversidad Sexual (MUMS) hace eco de este llamado y, a su vez, exige respeto y derechos para nuestras mujeres diversas para que sean respetadas en toda su dignidad. «No queremos que se repitan más casos de agresiones a lesbianas como Valeska Salazar, golpeada violentamente julio pasado en Concepción, así como tampoco más víctimas trans como Camila Huenchuqueo, atacada brutalmente en septiembre en Ancud», señalan fuentes de dicha organización.

«Exigimos respeto a la diversidad sexual en todas sus manifestaciones, deseos y expresiones, y libertad para amar en todas las formas de ser y sentirse mujer», concluyeron.