El Movimiento por la Diversidad Sexual (MUMS) organiza por 4to año consecutivo la Marcha contra la Homofobia, Lesbofobia, Bifobia y Transfobia.

El Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Bifobia y Transfobia conmemora el hecho de que en 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) aceptó oficialmente la homosexualidad como una parte de la sexualidad. Desde entonces, la comunidad científica internacional se opone a todos los enfoques que consideran la homosexualidad como una “enfermedad” que debe ser «curada». El consenso médico y político viene creciendo en todo el mundo en el sentido de adoptar el mismo enfoque hacia las identidades trans, sin embargo, es importante recordar que, hasta el día de hoy, la transexualidad sigue en los manuales internacionales de enfermedades mentales como un trastorno.

En ese sentido, se realizan actividades en todo el mundo con el objetivo de repudiar el estigma, la violencia, los crímenes de odio y la discriminación por orientación sexual e identidad de género. En Santiago, la 4ª Marcha contra la Homofobia, Lesbofobia, Bifobia y Transfobia se desarrollará este sábado 11 de mayo a las 14:00 horas, cuya partida es en Plaza Italia.

MUMS apela a la unidad de los movimientos que luchan por la diversidad sexual, y condena, a la vez, actores que tienden a dividir y personalizar las demandas de un sector importante de nuestra sociedad. Sabemos la importancia del compromiso de seguir trabajando por el crecimiento del movimiento por la diversidad sexual en general, para construir acuerdos y respetos mutuos.

Es por ello que, en esta oportunidad adhieren a nuestra convocatoria organizaciones, colectivos y coordinadoras, como ACCIONGAY, Fundación =Iguales, entre otrxs.

Buscamos la construcción de una sociedad democrática e inclusiva que tenga como norte el respeto a las diferencias y la consagración de la igualdad ante la ley. Nuestras principales demandas en materia de diversidad sexual en Chile son:

marcha21. Reforma de la actual Ley contra la Discriminación. No erradicaremos la discriminación con meras acciones punitivas. La ley debe incluir también presupuesto, institucionalidad y políticas públicas que busquen informar y educar la sociedad como forma de prevenir la discriminación.

2. Respeto a las identidades de género. Un sistema efectivo que facilite la modificación del nombre y sexo legal de las personas trans como expresión de su identidad, sin condicionamientos de tipo médico, económico o jurídico; y la incorporación en el Sistema Público de Salud, la atención y apoyo competentes e interdisciplinarios a aquellas personas que procuren modificaciones corporales relacionadas con la reasignación de sexo.

3. Reconocimiento del afecto y planificación familiar. Matrimonio igualitario, unión civil o ley de parejas, reconocimiento de las diversas formas de familia, servicios y protección social, entre otros.

4. Educación laica, no sexista e inclusiva. Incorporación de temáticas de sexualidad, género y diversidad sexual de forma trasversal en los programas educativos.

5. Cumplimento de la “Ley del SIDA”. Ampliación de los presupuestos y coberturas destinados a prevenir y detener el avance del VIH y SIDA en nuestro país.

6. Salud pública que contemple especificidades de todas las expresiones de la diversidad sexual. Implementación de políticas específicas de acceso a la salud para mujeres lesbianas y personas trans.

Juntxs somos más fuertes!
POR EL RESPETO A LAS DIFERENCIAS Y LA NO DISCRIMINACIÓN.