OLYMPUS DIGITAL CAMERAEs necesario aprobar las indicaciones al actual proyecto. Hay que tener cuidado con la letra chica que intentan agregar los conservadores.

Hoy se aprobó con 28 votos a favor el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP).  El proyecto de ley que establece el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), fue ingresado el 2011 como muestra del cumplimiento de promesas de campañas hechas por el ejecutivo, al cual reconocemos su empeño en esta iniciativa.

Sin embargo, y a pesar de la aprobación del proyecto el día de hoy, las deficiencias del proyecto lo distancian del carácter de una unión civil que responda a las necesidades de las millones de personas que hoy conviven y no ven una alternativa en el matrimonio.

El Movimiento por la Diversidad Sexual – MUMS  ha recogido las observaciones a este proyecto en el documento “Observaciones al Proyecto de Ley Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) Boletín 7873-07″, redactado en conjunto con la organización AccionGay. De igual forma, en Diciembre de 2012 se presentaron estas observaciones  a la Ministra Secretaria General de la Presidencia Sra. Cecilia Pérez y su Asesor Jurídico.

Con fecha 16 de abril de 2013  este documento fue enviado a los Senadores y Senadora de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado, en donde queda el proyecto en comento.

Vemos con preocupación los intentos que vendrán por incluir una serie de condicionantes al Proyecto para limitar su profundidad y amplitud.

Es por ello que como Movimiento por la Diversidad Sexual – MUMS, declaramos lo siguiente:

  • Continuaremos trabajando e  incidiendo política y legislativamente  en las observaciones a este proyecto de ley,  a fin de poder encaminarlo a una real Unión Civil que proteja concretamente a todas las parejas que conviven.
  • Hacemos un llamado a un mayor involucramiento por parte de la sociedad civil en la discusión de las indicaciones a este proyecto que,  sin ser un tema exclusivo de la Diversidad Sexual, afecta en la vida de todas y todos en Chile .
  • Debe ser considerada la urgencia en la modificación de las muchas deficiencias de este proyecto, antes que la urgencia en su tramitación. Y en ese proceso  estamos todas y todos llamados a participar, independiente de nuestra orientación sexual e identidad de género.

¡ Sin Derechos no hay Igualdad!